7 Lecciones Valiosas Que Aprendí De Mis Hijos Pequeños

 en Crianza

Todos sabemos que tener hijos cambia la vida. Jamás me imaginé que la mía fuera cambiar así. Mis hijos se han convertido en mis mayores maestros. No solo me han enseñado a ser más paciente, cada día me hacen esforzarme a ser mejor. Tenerlos me ha mostrado que tengo que ser consecuente con mis acciones y enseñar dando ejemplo. Las mejores lecciones han sido las más simples pero que me dan más vida.


LO QUE HE APRENDIDO DE MIS HIJOS

1- Ser Espontáneos

No hay nada como escuchar música y ponerse a cantar o bailar sin importar con quien estás, donde estás o quien te esté viendo. A medida que fui creciendo empecé a pensar que comportarse como un adulto era no “hacer el oso” y me empezó a dar vergüenza comportarme como un “niño”. Mis hijos me han vuelto a enseñar a ser más espontánea, a no perder esa magia.

2- Amar Sin Condiciones

Mis hijos me han recordado que el amor es incondicional. Su “mamá te amo” es puro, es con entrega. Tal como el amor que siento yo por ellos. Sin importar lo que hagan, las pataletas y rabietas. Al final del día, los amo como nunca había amado a alguien.

3- Ser Flexible

Desde el parto tuve que aprender y aceptar que no sería como yo quería ni como lo imaginaba. Tendría una cesaría en lugar de un parto natural. De ahí en adelante nada sería igual. Todo sería nuevo, inesperado y si no aprendía a adaptarme sería más difícil llevar la maternidad.


4- Recoger Vómito

[/mk_blockquote]
Jamás me imagine correr a recoger el vómito. Siempre fui súper asquienta. Mi hijo sufrió de cólico de bebé y ahora se marea con estar 15 min en el carro. He aprendido a identificar el momento en que va a pasar, correr a darle una bolsa y si no alcanzo a limpiar el vomito y que todo quede como si no pasó nada.

5- Dormir a cualquier hora en cualquier lugar

Tener hijos te hace entender lo indispensable que es una buena noche de sueño. Lo importante que es poder dormir cuando puedes a la hora que puedas… durante las siestas de los bebés, en el carro, el bus, etc. Ahora duermo donde pueda, a la hora que pueda.

6- Aceptar que cometo errores

Nadie nos enseñó a ser padres. Los niños no vienen con manual. Cometo errores constantemente. Me altero y me cuesta controlarme. Tal como lo hacen mis hijos. Quiero que ellos acepten sus errores yo también tengo que aprender a aceptar los míos. Ambos hemos aprendido a tener compasión y aceptar que todos incluyendo mamá podemos cometer errores, olvidar la cosas, quemar la comida, etc

7- Creer en mi

Como padres tenemos que tomar decisiones que influenciarán la vida de nuestros hijos. Desde la educación, alimentación, salud y sobretodo la crianza. Todos nos dan su opinión de cómo deben ser las cosas pero al final somos nosotros los padres de nuestros hijos. He aprendido a seguir mi instinto y creer que lo que estoy haciendo es lo mejor que puedo hacer para ellos y para mi.

A media que mis hijos crecen yo también he crecido. Juntos hemos aprendido y será un proceso continuo. El tiempo, la edad y las circunstancias cambiarán pero jamás cambiará el hecho que soy su madre y que haré lo posible por darles lo mejor de mi y seguir aprendido de ellos.

Por Constanza T. para CityKids


Deja un comentario