Cómo saber si mi hijo necesita gafas?

 en Salud y Nutrición

Así es, mi hijo necesita gafas y creo que nunca me lo esperaba.

Mi padre también tiene gafas y muy mala visión. De niña siempre me insistía que estudiara con buena luz, viera la televisión de lejos y no leyera en el carro. Así que crecí pensando que la visión se pierde por malos hábitos.

Todo esto cambió el día que el pediatra examinó a mi hijo de 5 años y me pidió llevarlo al oftalmólogo. Inmediatamente pensé:  mi hijo necesita gafas?

Me sentí culpable, pensé que se debía a algo de lo que no lo había protegido. Que había fallado en algo. Pero rápidamente aprendí que 1 de cada 5 niños en edad escolar sufre de algún problema ocular.

La visión en los primeros meses de vida

La mayoría de bebés  son hipermétropes (tienen la capacidad de ver claramente los objetos lejanos, pero no los que están cerca). Esto se va compensando con el crecimiento. Los niños prematuros cuentan mayor probabilidad de desarrollar un problema de visión en el futuro.

Es por eso que se recomienda hacer una revisión ocular alrededor de los primeros 12 meses y periódicamente para saber si tu hijo necesita gafas.

Signos de que algo no va bien

El pediatra de tu hijo le hace una revisión ocular, pero ten en cuenta consultarle si tu hijo empieza a mostrar los siguientes síntomas:

-Mira inclinando la cabeza a un lado o hacia atrás
-Cierra, guiña o se frota los ojos con frecuencia
-Se queja de dolores de cabeza
-Tiene poco interés en la lectura o a pintar, se acerca más de lo normal a la hoja de papel.
-Entrecierra los ojos para enfocar

Problemas visuales más frecuentes:

Miopía:

Es un defecto refractivo que provoca una mala visión a media y larga distancia debido a que las imágenes se forman (incorrectamente) delante de la retina, puede originarse a cualquier edad, pero lo más normal es que se manifieste en los primeros años de vida.

Hipermetropía:

La persona hipermétrope tiene la capacidad de ver claramente los objetos lejanos, pero no puede ver tan bien los que están cerca.

Astigmatismo:

El astigmatismo en niños hace que tengan una visión deformada de las cosas, tanto de cerca como de lejos. Este defecto de la visión se produce cuando la superficie de la córnea no es perfectamente cóncava, sino que tiene una forma ovalada. El astigmatismo suele ser hereditario, los niños nacen con él.

Ojo Vago:

Es cuando el cerebro detecta imágenes distintas de cada ojo que no encaja y aprende a ignorar sistemáticamente la información de alguno de ellos. Ocurre cuando el niño tiene alguno de los problemas citados arriba con una proporción diferente en cada ojo o porque existe un problema de coordinación muscular de los ojos (vista desviada o estrabismo).

Qué hacer si tu hijo es diagnosticado?

La manera de tratar los problemas mencionados es usando lentes.

Una vez sepas que tu hijo necesita gafas, involúcralo y déjalo elegirlas, él debe sentirse a gusto con ellas y no verlas como un enemigo.

Elige un material resistente y ligero, pero sobre todo que sean cómodas. Afortunadamente las gafas para niños vienen en todos los colores, algunas indestructibles y no olvides que tengan protección solar.

Por Maria T

Para CityKids

Deja un comentario