Lo que hubiera querido tener en cuenta en mi primer día de la madre

 en Crianza

El día de la madre se aproxima, y con ello todos los preparativos: Buscar restaurante, regalo, etc…

Desde que me convertí en madre hace unos años, he querido dejar todo eso a un lado y pedir que el día de la madre me regalen unas horas solo para mí. Al principio me sentí culpable porque cada segundo cuando no tengo que trabajar lo invierto en mis hijos. Pero decidí dedicar ese tiempo para reflexionar en los cambios que he tenido desde que soy madre y que para ser una buena madre también debo cuidarme a mí misma.

Todo esto se los cuento, porque me costó mucho llegar a esa conclusión. Mi primer año como mamá entré en modo autopiloto. Aquí les comparto una lista de cosas que hubiera querido tener en cuenta en mis primeros años como mamá.

Deja de preocuparte tanto

Creo que nuestro primer error como madres y mujeres es estar constantemente comparándonos. Todas somos únicas y manejamos nuestras vidas bajo la realidad que vivimos. Al preocuparnos, inmediatamente se nos baja la alegría y todo lo vemos de una manera negativa. La vida nos cambió y debemos concentrarnos en lo bueno que nos trajo.

Haz el celular a un lado

Algunas veces caigo en cuenta que por estar grabando lo que hacen mis hijos, lo que estoy viendo es la pantalla del celular, pero no a ellos. ¿Les ha pasado? Tomar mil fotos, compartirlas, hacer videos, llamar para que los vean los abuelos, pero en todos estos segundos, el celular me aparta de ellos.

Escucha a los mayores

Cuántas veces hemos escuchado “aprovéchalos, crecen rápido…”. ¡Es cierto! Como también, es cierto que las cosas pueden ser más sencillas, que en otra época los niños tenían más libertades, menos juguetes pero jugaban más, eran independientes más temprano, etc.. Escuchar un buen consejo nunca sobra.

No Grites

Este punto está ligado con el de arriba. Si no escuchamos a los mayores, menos lo harán nuestros hijos. Ser madre me ha enseñado a ver hasta donde van los límites de mi paciencia. Es difícil no gritar, es difícil no frustrarse y aún más si a esto le añades los factores de falta de sueño y las hormonas. La mejor manera de enseñarles a nuestros hijos sobre el autocontrol es con nuestro ejemplo.

Tú eres su mejor compañero de juego

Es extenuante llegar a casa después de cumplir mil labores y tener que ser compañero de juego. Pero los niños no es que no quieran jugar solos, quieren jugar contigo, compartir contigo. Es más, quieren compartir con ambos padres. Recuerda que serán niños pocos años y que muy pronto no querrán volver a jugar contigo. Así que aprovecha, tírate al piso y juega con ellos

Aprender a perdonarte

Acepta que sacaras el teléfono, que estarás distante, que tal vez grites, que las emociones son fuertes. No somos las mamás perfectas. Somos las mamás que ellos necesitan. Acéptate cómo eres, eres una mamá increíble y estás dando lo mejor de ti para tus hijos. Ellos lo saben.

Por Constanza R

Deja un comentario