Cómo enseñarles a tus hijos a valorar las cosas

 en Crianza

Quiero que mis hijos estudien y sean adultos responsables, que sepan valorar las cosas. Que sepan lo que realmente cuesta la vida antes de salir de casa y elegir una carrera.

Valorar la experiencia personal

De niña siempre me inculcaron que todo tenía un precio. El tiempo, la comida, la ropa, los juguetes, etc… Lo que no me enseñaron fue como administrar todo de la mejor manera.

Los gastos extras como el mantenimiento de automóviles, el agua, la basura, el teléfono, la luz, el seguro de salud y los impuestos fueron una gran sorpresa con la que no contaba, que sin contemplaciones llegaban tan ágilmente para consumir mi cheque de pago. Nadie me explicó línea por línea sobre los gastos reales del mundo real. Los primeros cinco o diez años laborales, fueron adoctrinados por el fuego. Pagando impuestos y “gastos reales”.

Las Lecciones del Dinero

He estado convirtiendo las lecciones de dinero de la vida real en un juego. Trato de hacer que mis hijos imaginen un mundo basado en sus metas profesionales y sus deseos para el futuro. Y luego conectarlos a la vida real y las responsabilidades que tendrán como adultos. Algo asi como jugar monopolio.

En general siento que al hacer esto, mis hijos sean conscientes de las necesidades de otros.

Nosotros somos los que los ponemos en la burbuja

Puede sonar crudo, pero ser inocente no es ser ignorante. El explicarles a nuestros hijos sobre las responsabilidades que todos tenemos no es cortarles las alas. Para mí es abriles el horizonte para que tengan claro que vendrán obstáculos y quiero que estén preparados.

En mi familia creamos una cuenta de ahorro e hicimos un plan de ahorro para su carrera.

Sin embargo, la cuenta de ahorros no es tan tangible, pero el marranito sí. Mis hijos tienen alcancías y ahorran para comprar algo que les guste, por ahora.

Pero confío ir más allá a medida que crezcan, sus gustos o metas también crecerán y con el sacrificio que exige el ahorro, aprecien lo que vale alcanzar esas metas. Es importante que sepan valorar las cosas, que no sólo piensen en sí mismos y aprendan a ser generosos cuando sean conscientes de las necesidades de los demás y de cuidar el medio ambiente evitando desperdiciar los recursos naturales: cerrar la llave del agua, apagar las luces etc.

Invitarlos a escoger una carrera

Cuando hablamos de profesiones, hablamos de salarios, responsabilidades y riesgos. Ser bombero es como ser superhéroe, pero tiene alto riesgo. Ser futbolista es una carrera corta en la que a pocos les va bien. Algunos se convierten en leyendas y ganan muy bien, pero muchos al llegar a la edad de retiro no han sabido manejar ni sus finanzas ni su fama correctamente hasta quedarse solos.

Reflexionemos con ellos sobre Barbie, dónde vive?

Si Barbie vive en un lindo apartamento debe pagar bastantes impuestos. Además, ¿tiene piscina? Wow, entonces Barbie debe tener un buen puesto. ¿Sabes en donde estudió? Ah! ¿es modelo? Entonces debe trabajar muy duro en el gimnasio y seguramente estará preparándose, ahorrando porque la edad no es amiga de esas profesiones.

Una ventana hacia la realidad

Seamos honestos. Somos afortunados porque crecimos en un país con las oportunidades que tenemos. Muchos otros ciudadanos carecen de educación, familia, alimentación y vivienda. El crecer bajo este ambiente nos hace responsables por el bienestar de los demás. Todo lo que tenemos lo podemos compartir, porque en nuestras casas hay abundancia de comida, juguetes, ropa, etc.

Invítalos a valorar las cosas, a seleccionar los juguetes que ya no usan y junto a ellos llevarlos a lugares de donación o compartirlos con otros niños. Explícales que esto también ayuda al medio ambiente y que las cosas no necesariamente deben ser nuevas. 

Invitarlos a soñar

Los padres que hacen este ejercicio preparan a sus hijos no solo para ser más conscientes financieramente, sino también más ambiciosos con sus metas, ya sea que decidan ganar más dinero para financiar sus pasatiempos o estar contentos en una carrera que paga menos pero cumple sus otras metas, invertir más tiempo con su familia, que es algo que une y con el tiempo genera bienestar y felicidad. Más allá de eso, crear un mundo de fantasía con sus hijos también puede ayudarles a apreciar lo que como padres les proporcionamos. Y eso, no tiene precio

Cecilia R. para CityKids

Deja un comentario