No más niños con gripa en clase por favor!

 en Salud y Nutrición

“No puedo dejar que Martina se pierda la clase de música en el jardín”
“Probablemente son alergias, en el colegio seguro no pasa nada”.
“Ella vomitó anoche. Eso fue algo que comió y le cayó pesado”.
“Todavía tiene fiebre, pero le doy un poquito de Dolex antes de llevarlo”.
Padres, tenemos que parar esto!

Tu hijo está enfermo. Necesita quedarse en casa!

Estamos comprometidos con qué?

Parece que todos estamos decididos a cumplir las reglas para que nuestros hijos contagiosos puedan experimentar lo que esté sucediendo en el jardín o colegio ese día. Sé que no puedo ser la única madre que está cansada de escuchar estas excusas para enviar a los niños al jardín/colegio a pesar de que están enfermos.

¿Es egoísmo? ¿Derecho? Tal vez sólo pura negligencia? Los padres tienen mil razones por las que sus hijos asisten al jardín/colegio con tos desagradable, diarrea o fiebre de bajo grado.

No me malinterpreten, entiendo muy bien lo que sucede. Un calendario repleto de objetivos y metas por cumplir, clases extracurriculares pagas, o incluso exámenes, puede hacer que faltar jardín/colegio sea difícil para los niños. Pero padres, tenemos que hacer algo.

Los niños con gripa podrían contagiar!

Nunca olvidaré cuando una de mis amigas decidió llevar a su hija al kínder sabiendo que tenía un poco de fiebre. Simplemente no podía permitir que su hija se perdiera de una celebración del salón. Estaba enferma y estaba a punto de compartir comida con otros niños.

Desafortunadamente su hija terminó en urgencias esa misma noche porque sus síntomas empeoraron.

Lo que parece ser una enfermedad menor en los niños podría ser algo mucho más peligroso para sus compañeros de clase con un sistema inmunológico comprometido. Incluso los niños perfectamente sanos pueden tener graves complicaciones de virus aparentemente inocentes.

El año pasado, 187 niños murieron de influenza en Estados Unidos. El resurgimiento del sarampión, junto con las recientes muertes pediátricas por enfermedades comunes como la faringitis estreptocócica, hacen que el problema sea aún más grave. Tu decisión podría ser literalmente la vida o muerte para otro niño. ¿Es importante la asistencia de tu hijo a esa celebración especial o evento del salón?

Deben recuperarse en casa!

No importa su edad, los niños no tienen la capacidad física para proteger a sus amigos y compañeros de clase de sus gérmenes. “Cubrir su tos” y técnicas similares son un buen gesto, pero la ciencia nos dice que ni siquiera funcionan.

Un niño con fiebre o malestar estomacal no debe correr vueltas en el recreo o tratar de comprender la clase de matemáticas. No deberían tener que pensar si el profesor se dará cuenta de que están enfermos, preocuparse por llegar al baño a tiempo o sentirse avergonzados por un ataque de tos. Deben estar descansando y recuperándose en casa.

¿Y si tu hijo parece estar bastante recuperado pero todavía tiene fiebre u otros síntomas, deberías mantenerlo en casa? La respuesta es sí. El manual de su jardín/colegio está ahí por una razón y las reglas son bastante estándar: generalmente 24 horas sin fiebre, 24 horas sin diarrea o vómitos, y así sucesivamente.

Habla con el pediatra de tu hijo sobre lo que podría estar sucediendo y hazle un plan para regresar a estudiar. No los envíes porque “parecen” estar bien. Desafortunadamente no se sabe qué enfermedad bacteriana o viral podrían estar abrigando o propagando.

Por Karen D

Para CityKids Fuente: MommyNearest

Deja un comentario