Cómo organizar la casa con niños abordo

 en Crianza

Organizar está de moda gracias a la llegada de Marie Kondo y su serie de Netflix: “A Ordenar con Marie Kondo!”. Con la llegada de los niños llegan mil y mil objetos y retos nuevos. No es un misterio que mantener la casa organizada cuando hay niños es una tarea complicada. Por más que en mi casa se cante la canción de recoger, termino yo en el piso recogiendo todo, mientras los otros están cantando y bailando.

Tener espacios organizados nos hacen sentir mejor; esto aplica a los niños también. Es importante que se acostumbren a vivir en espacios donde hay orden, que aprendan que cada objeto tiene un lugar donde se debe dejar y que tanto la ropa, como los juguetes se deben compartir.

Los juguetes y el sentido de pertenencia

Una amiga me hizo caer en cuenta que lo único que los niños perciben como propio, son sus juguetes. La casa es de todos, el carro también, la ropa, la comida… todo se comparte. Pero lo único que ellos consideran como “mío” y que tienen control absoluto sobre eso, es un juguete. Por eso no solo les cuesta compartirlo, también les cuesta dejarlo ir.

El problema es que acumulamos juguetes que no son usados y llenamos nuestros espacios de más objetos, que terminan siendo parte del desorden. Debemos enseñarles a nuestros hijos a dejar ir esos objetos que ya usaron y no necesitan. Darles una nueva casa y hacerlos partícipes del proceso de selección de ropa y juguetes con los que ya no juegan, para que le den espacio a “juguetes y ropa para niños más grandes”.

Cada objeto tiene su propio espacio

Recuerdo que de pequeña mi mamá me repetía constantemente que para poder encontrar algo debía dejarlo en el mismo lugar donde lo había encontrado. Esto mismo trato de aplicar con mis hijos. Creamos una caja de juguetes, una de hebillas, un cajón para camisas, un espacio para legos y otro para materiales de arte. Acondicionar los espacios para que los niños puedan ordenar sus propios materiales, ropa, juguetes y demás pertenencias los ayudará a que practiquen su sentido de orden, a fortalecer el sentido de responsabilidad por sus propias cosas y a respetar su propio espacio.

El orden se viste de juego

Antes de cantar la canción de “ A guardar, a guardar…” miremos si el primer motivo del desorden es que el sitio escogido no sea de fácil acceso para todos. El facilitarles su acceso hará que sea sencilla la recogida.

Jugar es muy divertido, pero ordenar a veces no es tan apetecible. Por eso hay que hacerles caer en cuenta que “ordenar es la aventura de esconder sus tesoros”. Ordenar también puede ser parte del juego. En casa jugamos al almacén de ropa cuando estamos guardando la ropa. También tenemos una caja especial donde guardamos dulces que recibimos en las piñatas. La caja puede ser abierta después de jugar, siempre y cuando hayan recogido y puesto todo en su lugar.

¿Saben a dónde llevar las cosas que no necesitan más? En lugar de tirarlas en la basura, les podemos asignar otra casa. Hay muchas organizaciones que reciben ropa y juguetes usados y les dan otro hogar. La corporación Mano Amiga recibe juguetes y ropa usada en Bogotá. Encuentra más información aquí.

Por Constanza R.

Deja un comentario