Educación: Consejos Para Sobrevivir El Primer Día de Colegio

 en Clases

Jamás olvidaré mi primer día de colegio como tampoco olvidaré el de mis hijos. Mis lágrimas eran de alegría y de amargura. Mis bebes ya son grandes, lo suficiente para ir al colegio por primera vez y hacerlo sin poner ningún problema, sin llorar, con emoción y valentía. Les fue más fácil a ellos que a mí, quien lloré al verlos empezar una etapa más de sus vidas. Sin embargo, mi alegría fue mayor al caer en cuenta que mi plan de preparación funcionó.

Dos semanas ante de empezar las clases leí varios artículos y escuché recomendaciones. Empezamos a preparar los uniformes, compramos los útiles y las loncheras. Aquí les comparto los puntos más valiosos que nos ayudaron a prepararnos para este gran día.


PREPARACION PARA ENTRAR AL COLEGIO

1. COMPARTIR CON ELLOS EXPERIENCIAS POSITIVAS SOBRE NUESTRA VIDA ESCOLAR

Contarles a nuestros hijos sobre nuestras propias experiencias no solo nos acerca, también les da seguridad. Les recuerda que no son los únicos que pasan por este proceso y que está bien tener miedo o ansiedad. Al ser sinceros y abiertos sobre cómo nos sentimos les abre las puertas para que ellos nos expresen también sus inseguridades.

2. LEERLES LIBROS SOBRE EL PRIMER DIA DE COLEGIO

Hay libros que ayudan a nuestros hijos a manejar la ansiedad y la separación de casa. Uno de mis favoritos para los más pequeños es “Un Beso en Mi Mano” que habla sobre la conexión que tenemos y que siempre estaremos con ellos, sin importar dondequiera que se encuentren, incluso en el colegio.

Babel libros nos compartió una selección de libros sobre el regreso al colegio. Encuentrala aquí.

Otros libros que vale la pena mencionar: “Koyu Vamos Al Colegio”, autor: Maria Camila Perez, “Mi Nuevo Colegio Apesta” Rebecca Elliott, “Yo Voy a Ir Al Colegio”, autor: Abdree y Salom Safi.


3. VISITAR EL COLEGIO, CONOCER LOS PROFESORES Y LOS COMPAÑEROS

[/mk_blockquote]

No hay nada que nos haga sentir mejor que ver a un amigo o una cara conocida cuando nos encontramos en una situación nueva. Mis hijos tenían amigos con los que empezaron colegio juntos. Aunque no compartían el mismo salón de clase, se pudieron encontrar en las horas de descanso y la llegada al colegio.

4. ENTREGARLES UN OBJETO QUE LES RECUERDE SU CASA

No soy de las personas a las que les gusta aferrarse a las cosas, pero con mis hijos sé que hay objetos y juguetes que les dan seguridad y los ayudan a encontrar la calma. Antes de salir de casa el primer día les entregué un llavero especial, como símbolo de ese día. Los pusimos en su maleta y todo el año lo llevaron al colegio.


5. DESARROLLAR UNA RUTINA AL LEVANTARSE

[/mk_blockquote]

Establecer una rutina les ayudará a nuestros hijos a desarrollar responsabilidad. Acompañarlos a crear nuevos hábitos: a bañarse, desayunar, lavarse los dientes, peinarse, estar listos para salir al colegio y llevarlos al paradero del bus escolar o al colegio. El tiempo no debe ser el enemigo con una buena rutina. En mi caso, tratamos de agilizar la mañana creando juegos con el tiempo y tratando de superarlos diariamente.

6.DORMIR LO SUFICIENTE ES CLAVE EN EL PROCESO

Descansar el tiempo necesario estableciendo un hora de acostarlos fue clave en el proceso. El rendimiento de nuestros hijos aumentará en la medida que tengan el tiempo suficiente para recuperar las energías que han invertido en su formación. Leerles un libro antes de dormir, garantizará tanto un vínculo importante con ellos como un aprendizaje continuo en casa.

7. ALIMENTACIÓN SANA Y SALUDABLE

En las noches la cena familiar debe ser un espacio diálogo. Las anécdotas de toda la familia se comparten con comida sana y balanceada. Esto contribuye a la formación y crecimiento de nuestros hijos. Beber mucha agua, comer proteína y verduras son la clave de un buen sueño y de tener energía el día siguente.

Entrar al colegio por primera vez o regresar de vacaciones después de estar un largo tiempo en casa es un cambio drástico. Podemos lograr que esta experiencia sea positiva si nos involucramos en la educación y formación de nuestros hijos. Ayudarlos a alistar los uniformes la noche anterior, hablar de los menús de las loncheras y hacer tareas juntos es solo una parte de este proceso. Involucrarnos en las actividades escolares, deportivas, lúdicas, artísticas, ir a las reuniones de padres y mantener una comunicación directa con los profesores nos hará participes en la educación que nuestros hijos tengan. Ellos se darán cuenta de esto y se sentirán aún más seguros y respaldados.

Por Constanza T. para CityKids


Deja un comentario