Atras

UNA VISITA A LA FERIA DEL LIBRO CON NIÑOS

“Visita a la fábrica de los sueños”, fue la frase que usé cuando les conté a mis hijos sobre el plan que haríamos el domingo. Iríamos a la Feria del Libro. Recuerdo lo que siento cada vez que abro un libro y lo leo, quería trasmitirles a ellos esa magia.

En esta época de tanta tecnología, vale la pena rescatar herramientas que permitan inculcarles a los pequeños el interés por las letras y las aventuras que estas te hacen imaginar.

blog1

Madrugamos, nos pusimos ropa cómoda y tenis, alistamos los coches y salimos. Ir en taxi fue una decisión acertada, porque aunque el sector de Corferias tiene muchos parqueaderos, las filas de acceso a estos durante la feria son larguísimas; por ello, si se puede ir en trasporte publico es mucho mejor.

Llegar temprano es preferible, pues comprar las entradas puede llevar algún tiempo, los fines de semana la demora es de hasta media hora.

Lo primero, es revisar la programación con anterioridad, ayuda a escoger un mejor plan, hacer uso del mapa que entregan en la entrada del recinto es útil para ubicar los pabellones de interés y se ahorra tiempo desde el inicio.

20170430_122431

La prioridad en esta oportunidad fueron los niños. Los pabellones Infantil y el de Material Didáctico y Educativo los elegimos como el destino seguro.

Los recorrimos completos -nos demoramos mas de 4 horas-, preguntamos por el origen de cada objeto que a los pequeños causaba curiosidad. Cada 10 pasos nos sentamos a explorar libros y piezas didácticas. Repasamos vocales, números, sonidos de animales y nos perdimos por raticos en las maravillas de cada cuento. Dejamos que fueran ellos, los niños, quienes guiaran el recorrido.

La curiosidad a esa edad es diferente y simbólica, sus sentidos responden a colores; y su asombro permite verlo todo con otra perspectiva. Eso es algo que disfruto siempre.

20170430_134356

Los libros están a disposición de pequeños y grandes lectores, todos pueden disfrutarlos antes de tomar la decisión de comprar alguno.

Llevar coche facilitó en cierta medida la movilidad y seguridad para los niños. Sin embargo, ellos suelen aburrirse y el piso siempre será más divertido. La libertad es algo que disfrutan como nadie.

En caso de dejar el coche en casa, en la entrada de Corferias alquilan unos en forma de carrito, tiene un costo que va desde $5.ooo pesos la media hora, hasta $32.000 por las 5 horas. Están disponibles entre 10:00am y 8:00pm, es una muy buena opción.

La comida es un tema que nos preocupa a las mamás. Los adultos somos mas “todo terreno” y aguantamos las largas jornadas, pero cuando hay niños ese cuento es a otro precio. Mi recomendación es llevar snacks para todos y en lo posible, almuerzo si la idea es pasar todo el día. Aunque la oferta gastronómica es bastante amplia, el acceso a ella puede demorarse más de lo pensado. Ya saben, papás precavidos… valen por 1000.

20170430_130223

De las cosas que aprendimos en esta visita, con hijos a bordo, es que se debe escoger una de las dos jornadas, mañana o tarde. Es mejor por la mañana, ya que después de la 1:00pm la afluencia de público incrementa y la experiencia de los niños se ve disminuida, los espacios de interacción se congestionan. Además, la caminata de 4 horas puede ser agotadora para los pequeños.

Mi invitación es que visiten este maravilloso espacio de cultura para toda la familia, los niños responden al ejemplo y al estímulo. Cualquier lugar donde se promueva el interés por la lectura, es recomendado para ellos.

20170430_130028

No dejen de visitar el stand “Rafael Pombo” y por supuesto, el pabellón de Francia es imperdible, es el país invitado especial a esta edición de la Filbo.

Disfruten de este plan recomendado por CityKids.

Con cariño,

@Ahoramellamomamá

P.S.: Si pueden volver después sin hijos, no lo duden. Los otros pabellones merecen un buen recorrido.

Encuentra este y otros eventos en la App de Citykids. Descargala aquí:

1280px-download_on_the_app_store_badge-svg
images

Leave a Comment